Editorial Lucha de Clases nº 90 .- Las protestas multitudinarias en defensa de la sanidad pública están extendiéndose de una punta a otra del país: Madrid, Andalucía, Cantabria, Navarra, Catalunya… Lo destacado no son solo las protestas mismas de los profesionales sanitarios, sino las enormes muchedumbres que salen a acompañarlos en las calles en las movilizaciones, que refleja el profundo malestar social acumulado.

El 7 de octubre entró en vigor la de Garantía Integral de la Libertad Sexual, la llamada Ley “solo sí es sí”, la cual unifica en un solo delito lo que anteriormente estaba dividido en abuso sexual y agresión sexual. El objetivo de la modificación es centrar cada caso en el consentimiento y que la víctima no tenga que demostrar que ha existido violencia para que se reconozca la agresión sexual.

El bloqueo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) es uno de los síntomas más agudos de la crisis del régimen del 78. Un nuevo intento de desbloqueo del órgano judicial ha sido frustrado por el aparato del Partido Popular pese a las presiones de las instituciones europeas, de los sectores claves del capitalismo español y del propio aparato judicial en favor de un acuerdo entre PP y PSOE.

Ayer domingo 13 de noviembre cientos de miles de personas inundaron las calles de Madrid contra la política sanitaria criminal del gobierno derechista de Ayuso, y en defensa de la sanidad pública. Ayuso, inflada en su arrogancia en la misma medida que su ignorancia y diminuta estatura intelectual, empieza a ver socavado su apoyo popular, incluso entre capas medias que le son afines. Lo que hace falta es darle un último empujón.

Entre el 8 y el 10 de octubre se ha celebrado en el recinto madrileño MadCool el mitin anual de Vox, denominado Viva22. Más allá de las anécdotas y el mal gusto exhibido por el partido de ultraderecha, la cita ha dejado importantes cuestiones para analizar en lo puramente político en cuanto al futuro de la derecha en Europa y a las recetas de la burguesía frente a la crisis que se avecina.

La Corriente Marxista Internacional se solidariza con los miles de médicos, enfermeras, celadores y demás personal sanitario que están librando una lucha ejemplar contra la mafia criminal de la derecha madrileña. Una lucha que acompañamos junto a cientos de miles de personas de los barrios y ciudades obreras, cuya calidad sanitaria y su vida misma, están puestas en peligro por la arrogancia, insensibilidad y codicia de Ayuso y sus amos ricachones.

El pasado miércoles 5 de octubre comenzó a viralizarse un vídeo en el que estudiantes con residencia en el colegio mayor Elías Ahuja de Madrid salían por la ventana a gritar a las  residentes del colegio mayor de chicas Santa Mónica: "Putas, salid de vuestras madrigueras como conejas, sois unas putas ninfómanas, os prometo que vais a follar todas en la capea, ¡vamos Ahuja!".