Cuestión nacional
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El presidente del Parlament Roger Torrent ha convocado una sesión de investidura urgente con Jordi Turull como candidato, ante las amenazas escandalosas del juez Llarena que lo ha citado a él y a otros diputados el viernes con la amenaza de encarcelarlos. Esta decisión ha vuelto a poner el foco en la CUP y en la posición que debe tomar sobre esta investidura. Desde Revolució, queremos hacer pública nuestra posición con estos diez apuntes.

[Source]

1- En una entrevista en TV3, Carles Riera ha dejado clara la posición de la CUP: "No queremos ser partícipes de un gobierno que haga autonomismo. Sólo daremos un "sí" si hay un compromiso republicano".

2- Se argumenta que investir a Turull y que después sea encarcelado sería "un acto de confrontación con el Estado", pero tanto ERC como JxCAT han dado muestras de huir de la confrontación aceptando que ni Puigdemont ni Jordi Sánchez pueden ser investidos por orden del régimen del 78.

3- De hecho, Turull no necesita los votos de la CUP, si lo que quieren es confrontar con el Estado sólo hace falta que acepten la delegación de voto para Puigdemont y Comín, o que acepten la investidura telemática de Puigdemont. No lo han hecho, no lo harán; ergo, no quieren enfrentarse al Estado.

4- ERC y JxCAT han dicho por activa y por pasiva que quieren una "presidencia efectiva" y han actuado en consonancia desde la suspensión del pleno del 30 de enero; es decir, aceptan, de palabra y obra, los límites impuestos por el 155. No podemos darles ahora carta blanca.

5- Esto no es más que la continuación de la política de ERC y el PDECAT el 10 de octubre (declaración suspendida) y el 27 de octubre (declaración simbólica no defendida) y de todas las vacilaciones anteriores y posteriores. Es orgánico, y sólo en algunos casos han ido más allá por la presión en la calle.

6- La conclusión más clara del octubre catalán es que la tarea de crear la República Catalana es una tarea revolucionaria que sólo se puede conseguir por medios revolucionarios (1 de octubre, 3 de octubre, 8 de noviembre) y que ni ERC y JxCAT están dispuestos a ir por este camino.

7- Por lo tanto, lo que hace falta es construir una nueva dirección para el movimiento, no dar confianza de nuevo a los que ya han demostrado ser incapaces de llevarlo hasta el final. Esta es la tarea en la que nos tenemos que concentrar ahora, y eso no se consigue invistiendo a un presidente autonómico.

8- Añadir que, en el caso de Turull, el candidato sí que es importante por lo que representa. Turull representa a Convergència, fue amigo y valedor de Oriol Pujol cuando el escándalo de las ITVs y de Daniel Osàcar en el caso del 3%.

9- Jordi Turull es, además, el autor del famoso ataque a la "España subsidiada", una campaña chovinista al estilo del ataque de Duran i Lleida contra los jornaleros andaluces.

10- Finalmente, Jordi Turull jugó, personalmente, un papel clave en la acusación contra los activistas de "Aturem el Parlament", a los que acusó de llevar a cabo un "golpe de Estado", testificando en la Audiencia Nacional y agitando por el recurso (que fue aprobado por la Generalitat con los votos de CiU y PP) cuando fueron absueltos la primera vez. Es decir, Turull representa a la Convergència de la represión, el chovinismo identitario y la corrupción, no el enfrentamiento y la ruptura con el régimen del 78.

En resumen: la CUP no podemos investir a Turull si somos consecuentes con lo que hemos defendido hasta ahora y extraemos las lecciones necesarias de los últimos meses. Si JxCAT y ERC quieren enfrentar al Estado, que lo hagan en la práctica y no con promesas vacías.

Revolució – Corrent Marxista Internacional

Barcelona, 22 de marzo de 2018