Durante décadas el hecho de ser joven en Colombia era sinónimo de sufrimiento; su realidad es la de los trabajos precarios, la explotación laboral, la deserción escolar, los trabajos en el campo... En la actualidad, ser joven en Colombia significa ya no tener miedo; cuando a uno lo despojan de lo único que posee —el miedo— ya no tiene nada que temer, puesto que nada hay que perder.

El martes 7 de septiembre, día de la independencia de Brasil, el presidente Bolsonaro convocó manifestaciones en apoyo a su gobierno y contra el intento de la Corte Suprema de procesarlo a él y a sus hijos por varios delitos. Publicamos aquí dos artículos de Esquerda Marxista (CMI Brasil), uno sobre los actos convocados por Bolsonaro y otro sobre las contramanifestaciones convocadas por la oposición de izquierda.

El Paro Nacional Colombiano ha estado en pie por dos meses. En su punto álgido, 23 ciudades en todo el país vieron alzamientos en contra del gobierno de Iván Duque, un presidente visto por muchos como la marioneta del ex-presidente Alvaro Uribe. Cientos de miles de obreros y jóvenes bloquearon caminos y marcharon por las calles de ciudades como Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla.

La situación en Cuba es grave. El domingo 11 de julio hubo protestas en diversas ciudades y pueblos de Cuba que han tenido, como no podía ser de otra manera, gran cobertura en los medios internacionales. ¿De dónde surgen estas protestas? ¿Cuál es su carácter? ¿Cómo debemos responder los revolucionarios?

La victoria de Pedro Castillo en las elecciones presidenciales peruanas es un gran terremoto político, que refleja la enorme polarización social y política en el país andino. La clase dominante ha sufrido una enorme derrota por parte de las masas, de la mano del sindicalista magisterial combativo a la cabeza de un partido, Perú Libre, que se describe como marxista, leninista y mariateguista.

La elección intermedia de 2021 ha tenido una gran participación para ser una elección de esta índole, quizás consiga ser la de mayor participación en su tipo con un 52%. La votación se ha polarizado en dos bandos: los partidos y candidatos que apoyan al presidente y quienes están contra AMLO. Dada su debilidad, la derecha se unificó en una alianza del PRI, PAN y PRD.